Ejercicio práctico resuelto: tabla consumo de energía primaria en España

energía españa

Comenta el desigual consumo por tipos de energía y explica las tendencias recientes entre 2000 y 2010:

La tabla presenta datos estadísticos sobre el consumo de energía primaria en España en los años 2000, 2006 y 2010. La energía primaria está constituida por las fuentes de energía tal y como se encuentran en la naturaleza, sin ninguna transformación.

El consumo de energía primaria en España se basa en el petróleo, utilizado especialmente para la obtención de derivados (gasoil, gasolina,…) para el transporte y la industria. Su consumo va reduciéndose debido a que el petróleo se ha sustituido por el gas natural en las centrales termoeléctricas y al incremento de la producción de biocarburantes para el transporte. No obstante, en 2000 y 2006 representaba más de la mitad del consumo de energía primaria de España. Dado que la producción nacional de petróleo es insignificante, resulta necesario realizar costosas importaciones para cubrir el elevado consumo.

Al consumo de petróleo seguía en importancia en 2000 el de carbón, utilizado en la producción de electricidad en centrales térmicas, y en menor medida en la industria siderúrgica y en la construcción. Su consumo se ha ido reduciendo debido a los problemas que presenta la minería del carbón: agotamiento de yacimientos, y baja calidad de otros, lo que limita su uso; disminución de la demanda doméstica e industrial; su explotación es cara, ya que un tercio de las minas son subterráneas, con vetas delgadas y fracturadas, que impiden usas máquinas potentes; y el carbón suele presentarse con poca limpieza, exigiendo tareas de lavado y provocando un elevado impacto ambiental (emisiones de azufre, responsables de la lluvia ácida, y de CO2, causantes del calentamiento climático). Finalmente, la reconversión sufrida en el sector tras la entrada de España en la UE, ha supuesto la reducción de la producción. Por todo ello, como se observa en la tabla, en 2006 el carbón perdió el segundo lugar en el consumo energético en favor del gas natural, y sigue disminuyendo su consumo en 2010, bajando al quinto puesto.

El consumo de gas natural se centra en el uso calorífico en la industria y los hogares; en la obtención de derivados en la industria petroquímica, y cada vez más en la producción de electricidad en centrales térmicas. Su consumo se ha incrementado considerablemente, como se comprueba en la tabla, gracias a las ventajas que ofrece: alto poder calorífico, precio más bajo y menor contaminación, al carecer casi de azufre. España también es deficitaria en esta fuente de energía, de modo que tenemos que realizar cuantiosas importaciones para cubrir el consumo.

El consumo de energía nuclear se destina fundamentalmente a la producción de electricidad y, en menor medida, a otros usos como la medicina y la biotecnología. Su consumo tiende a descender, debido al mantenimiento de la moratoria nuclear (suspensión temporal del desarrollo de políticas de construcción y puesta en marcha de centrales energéticas de fisión atómica), al cierre de la central de Zorita en 2006 y al crecimiento del consumo de otras fuentes de energía. En España, la producción nuclear abastece el 100% del consumo, aunque es necesario importar el mineral de uranio utilizado.

El consumo de energías renovables incluye la hidráulica (para la producción de electricidad), y las energías alternativas: la eólica (producción de energía mecánica o eléctrica), la biomasa (producción de energía térmica, eléctrica, biogás y biocarburantes), la solar (energía térmica y eléctrica) y, en menor medida, la geotérmica y la maremotriz. Su consumo ocupaba el último lugar entre las fuentes de energía primaria en el año 2000, pero ha ido incrementándose, y casi supera a la energía nuclear en el año 2010. Las causas son las ventajas que ofrecen estas fuentes de energía: son inagotables, poseen una elevada descentralización, permiten reducir la dependencia externa de las fuentes de energía no renovables y presentan un mínimo impacto ambiental.

Fuente: texto adaptado del libro “Pruebas de acceso a la Universidad” de M.ª Concepción Muñoz-Delgado. Editorial Anaya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s