Sicilia

              

Hace unos días estuve en  Sicilia aprovechando, como dicen algunos,  las “largas vacaciones que tienen los maestros“… El viaje ha sido fantástico y muy enriquecedor.  Teniendo en cuenta que únicamente he visitado la costa oriental de la isla, siempre tendré una buena excusa para volver de nuevo.

La historia y la cultura de Sicilia han bebido directamente de los pueblos que la colonizaron, entre los que se encuentran: fenicios, griegos, romanos, bizantinos, musulmanes y españoles. En consecuencia, la economía, la gastronomía, los restos arqueológicos, los trazados urbanos, las iglesias y otros monumentos son la huella que nos han dejado estos diferentes invasores que han hecho de Sicilia un crisol sorprendente.

Entre todo lo que he visitado destaco la impronta griega en Taormina y Siracusa, el trazado medieval de la isla de Ortigia, los edificios barrocos de Ragusa y Noto, las islas Eolias, y fundamentalmente el paisaje volcánico del Etna.

El volcán Etna situado en la costa este, muy próximo a la ciudad de Catania, se originó hace aproximadamente medio millón de años en un punto de confluencia de dos placas tectónicas, la africana y la euroasiática. Las primeras erupciones ocurrieron bajo la superficie marina; pero serán las erupciones de hace unos 170.000 años, el origen del edificio volcánico actual que mide más de 3.300 metros de altitud, aunque su crecimiento se ha visto interrumpido por erupciones mayores que provocaron el colapso (hundimiento) de la cumbre para formar calderas. Se cree que el más reciente colapso de la cumbre ha ocurrido hace unos 2000 años para formar lo que se conoce como la Caldera Piano. El Etna tiene cuatro respiraderos (cuatro cráteres) y cuando entra en erupción suele ser muy explosivo. Este tipo de erupción se llama estromboliana. El volcán lanza bombas y bloques de lava. Libera más ceniza, gases y rocas que lava.

Caminé por el Etna el lunes 1 de agosto, pocas horas después entró en erupción, aunque yo no tengo nada que ver. Siempre quedarán en mi memoria la caminata por varios cráteres y la rugosidad del basalto que forma el malpaís.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s